Enfermedad del punto negro: Clinostomosis y Diplostomosis.

 

Enfermedad del punto negro: Clinostomosis y DiplostomosisCausado por estadios larvarios de trematodos como Clinostomum y Diplostomun (platelmintos parásitos). Estos pequeños parásitos suelen estar presentes en peces de origen salvaje que los transportan como consecuencia de una migración del huésped temporal (los caracoles) en el proceso de su desarrollo. Las propias defensas de los peces, en casos leves de infestación, se encargan de eliminar las plagas de parásitos. No es común la presencia de esta patología en acuarios a excepción de peces marinos capturados en su hábitat natural y estanques por su contacto con aves portadoras.

Los trematodos responsables de estas infestaciones requieren para su desarrollo parasitar diversos animales como aves y crustáceos desarrollándose en órganos internos e intestinos. Continúan su ciclo vital buscando un huésped definitivo a través del regreso al agua con las heces.

Síntomas

Visibles por la presencia de quistes de color negro en el cuerpo y aletas del pez. Estos quistes o puntos pueden llegar a medir 2 mm de diámetro y en ellos se encuentran multitud de diminutos parásitos en estado larvario. Aunque por lo general sólo aparecen en las zonas nombradas anteriormente también es posible su aparición en órganos internos.

Además de por la aparición de estos quistes se puede detectar que algo no marcha correctamente por el rápido aleteo de los animales y un continúo rascado con los objetos decorativos.

Enfermedad del punto negro: Clinostomosis y Diplostomosis
Pertenece: Cowfishes 
 
Enfermedad del punto negro: Clinostomosis y Diplostomosis

Pertenece: Michigan Gov 

Incidencia de la enfermedad

Un escaso número de quistes no suele ser dañino para los animales adultos. En grandes cantidades pueden llegar a causar problemas de importancia sobre todo en peces pequeños.

En el caso de la Diplostomosis, el parásito se encuentra alojado en el cristalino y retina del ojo, provocando opacidad y rotura del cristalino hasta alcanzar la ceguera total del ojo afectado. Infecciones leves no provocan daños graves.

Tratamiento y control

Las propias defensas de los animales se encargan de acabar con los parásitos siempre hablando de casos leves. La mejor forma de prevenir estas infecciones parasitarias es la de realizar una observación detallada de los animales que vamos a adquirir y descartar aquellos que pudieran presentar signos evidentes de la presencia de parásitios. En casos de infestación numerosa se puede intentar tratar con insecticidas organofosforados como el triclorfón.