Compresores y difusores: oxígeno extra al acuario.

 
Diferentes tamaños de piedras difusoras

La instalación de filtros que aseguren el suficiente movimiento de agua en la superficie del acuario es una garantía de que las cantidades de oxígeno consumidas son renovadas constantemente. Este movimiento constate del agua superficial potencia el intercambio gaseoso, sustituyendo el CO2 presente como consecuencia de la respiración de nuestros animales por oxígeno.

Este movimiento no debe de llegar a ser excesivo porque eliminaría también el ácido carbónico que es un nutriente muy valioso para nuestras plantas. Por ello lo más indicado es que el movimiento del agua superficial sea circular evitando la turbulencia excesiva. En aquellos casos en los que la potencia del filtro impida un correcto movi-miento de la totalidad del agua es conveniente instalar una piedra difusora conectada a un compresor.

Como podréis figuraros el compresor lo que nos aporta son cantidades extras de oxígeno al acuario. Para compensar el movimiento causado por el filtro se debe instalar en el lado opuesto del tanque.

Difusor trabajando en un acuario de agua dulce

El compresor inyecta aire a través de un tubo de goma conectado a una piedra difusora que lo transforma en burbujas de aire. Dicho tubo debe estar conectado a una válvula anti retorno que evite que el agua pueda salir del acuario en caso de parada del aparato. Si no disponemos de este sencillo mecanismo disponible en cualquier comercio del ramo deberemos situar el compresor por encima del nivel del agua.

El aire que aporta el compresor es tomado directamente del existente en el lugar donde este instalado el acuario. Por eso llevan incorporado un pequeño filtro que debe ser cambiado periódicamente para no restar potencia. Lo mismo ocurre con las piedras difusoras que deberán ser reemplazas periódicamente.

Los compresores son regulables en la cantidad de aire que emiten. Por eso llevan un segundo tubo que se pierde en el exterior y por el que se canaliza el aire de sobra.

Para una correcta utilización del apa-rato no deberemos encerrarlo en ningún tipo de compartimento cerrado ya que podríamos recalentarlo en exceso. Los compresores aunque existen en el mercado algunos más silenciosos suelen meter bastante ruido. Por ello muchos aficionados tratan de amortiguar este molesto sonido introduciéndolo en algún cajón o caja. Podemos amortiguar algo el sonido si colgamos el aparato.
Diferentes tamaños de piedras difusoras

El consumo eléctrico de un compresor de aire realmente es muy pequeño compara-do con cualquier otro electrodoméstico.

Potencia de los compresores:

Cada casa comercial indica la potencia en litros hora del aparato. Esta cifra no es siempre efectiva porque se mide en salida libre a la atmósfera. Si la salida de aire debe topar con una columna de agua su valor siempre disminuye. Por eso podemos aplicar la regla general de necesitar dos litros de aire por hora y litro de agua del tanque. Para un acuario de 200 litros necesitaríamos una bomba con una potencia de 400 litros/hora.