Termo regulación o control de temperatura corporal en los peces

 

Termo regulación o control de temperatura corporal en los pecesLa temperatura acuática es un parámetro químico que debemos controlar para poder mantener a nuestros peces en las mejores condiciones.

Los peces a diferencia de los animales de sangre caliente, denominados homeotermos capaces de mantener constante su temperatura interna a través de procesos fisiológicos con independencia de la temperatura exterior, no pueden mantener su temperatura corporal. Dependen de la temperatura exterior e influye en sus procesos metabólicos.

Estas especies de sangre fría se denominan poiquilotermos. En el caso concreto de los peces el calor que generan a través de su metabolismo se disipa rápidamente por la temperatura existente en el medio acuático. Esta disipación se produce mayoritariamente en la zona branquial donde la temperatura más alta de la sangre del pez pierde temperatura frente a la mayor masa acuática y regresa al interior más oxigenada y más fría.

No se incluyen todos los peces en el grupo de especies poiquilotermas debido a que la evolución ha generado algunas especies capaces de regular en parte su temperatura interna sin depender del todo de la presente en el exterior. Ejemplos de estas especies son algunos peces gato (género Ictalurus) y percas (género Lepomis conocidas vulgarmente como carpas sol). Algunos peces marinos de cierto tamaño, como algunos tiburones o atunes, entre los que se incluye la especie de atún de aleta azul thunnus thynuus, tienen la capacidad de regular por un tiempo prolongado la temperatura interna de algunas zonas de su cuerpo.

Termo regulación o control de temperatura corporal en los peces

En el resto de géneros y especies la temperatura del agua influye en el metabolismo de los peces.

El nivel de influencia depende de cada especie pero en todas ellas un aumento en la temperatura exterior repercute en un incremento del nivel metabólico, la actividad del pez y su consumo energético. Un descenso de la temperatura del agua produce una acción contraria reduciendo la natación, la actividad y el consumo de oxígeno.

Además de la influencia en el metabolismo, la temperatura influye en los procesos osmóticos de los peces, en la cantidad de oxígeno disuelto y en el sostenimiento y eficacia de los sistemas inmunitarios.  Los cambios bruscos en la temperatura alteran las defensas naturales de los animales volviéndoles vulnerables a los parásitos cutáneos entre otras patologías.

En la práctica y aunque todas las especies tienen un grado de tolerancia diferente a los cambios de temperatura, podrán adaptarse si estos cambios se producen de forma lenta dentro del umbral de temperatura tolerable para cada especie. Cambios bruscos de temperatura supondrán efectos graves en la salud de los animales pudiendo llegar incluso a la muerte.

Por estas razones el control periódico de la temperatura del agua del acuario será un práctica fundamental para garantizar el buen estado de salud de nuestros animales. Señales de mayor o menor actividad en la colonia indican a las claras desajustes en las condiciones de mantenimiento sobre las que tendremos que tomar acción de forma urgente.

Por último y aunque este artículo es muy simple y sólo trata de indicar la importancia de la influencia de la temperatura en las formas de vida acuáticas queremos recomendaros a la hora de escoger los animales de nuestra colonia escojamos animales  con requerimientos similares. Esta buena elección permitirá que los peces rentabilicen mejor sus procesos metábolicos, su nivel de actividad, su coloración e índice de crecimiento sean mayores y su nivel inmunitario más alto.