Ventajas e inconvenientes del uso del carbón activado.

 

La conveniencia o no de utilizar carbón activo siempre ha motivado controversia entre los detractores y benefactores del mismo. En este artículo me propongo aclarar las ventajas y los inconvenientes en su utilización ofreciendo alguna alternativa para todos aquellos que no les resulte práctico su empleo.

La gran porosidad del carbón activo permite retener partículas muy pequeñas pre-sentes en el agua. Presenta gran efectividad en la retención entre otros de restos de metales pesados, fosfatos, nitrato, restos de medicamentos o toxinas.

Debido a esta grandísima capacidad de absorción es preferible emplearlo durante periodos determinados para no eliminar los nutrientes y otros compuestos cuya presencia se hace necesaria en el acuario. Con el tiempo y su desgaste esta porosidad se puede emplear como un magnífico sustrato para el asentamiento bacteriano en la parte biológica del filtro.

Carbolitreactor - filtro bypass para carbón activo

Los mejores carbones activos que podemos emplear son aquellos cuya textura es completamente mate sin presentar brillos. Su granulometría no ha de ser ni grande ni excesivamente pequeña. El Ph será neutro y debe contener la menor cantidad de cenizas posibles. Por su composición neutra su empleo no debe alterar las condiciones de Ph del agua y como resultado se obtendrá un menor consumo de oxígeno por la eliminación de múltiples microorganismos demandantes de este gas como las algas diatomeas.

Tras la realización de múltiples estudios se ha llegado a la conclusión que los carbones de mayor calidad son los fabricados con fibra de coco. Han de estar libres de fosfatos y se ha comprobado en múltiples test que su forma elaborada en bloques homogéneos es más eficaz que el carbón presentado a granel de tamaño y formas irregulares.

Su uso presenta como podéis imaginaros ventajas e inconvenientes. Los carbones recién aplicados presentan una altísima capacidad de retención lo que conlleva que además de compuestos dañinos sean absorbidos nutrientes y otros elementos necesarios para la vida en el acuario, como por ejemplo los elementos de traza, abonos, Co2, ácidos o tánicos de la turba.

En su defensa podemos comentar que los elementos anteriormente citados se encuentran en el acuario en bajas concentraciones y son absorbidos casi inmediatamente por los seres vivos a los que van destinados. Sólo los colorantes desprendidos por elementos decorativos perduran durante mucho más tiempo.

En conclusión: Aunque la aplicación de carbones nos suponga la eliminación de parte de los nutrientes aportados nos da como contraprestación un agua proporcionalmente más limpia sin presencia de micro-toxinas y feromo-nas entre otras evacuadas por los peces, plantas e invertebrados.

Actualmente existen sustitutos de gran-des prestaciones para el carbón activo con la misma capacidad de absorción y que no retienen los nutrientes.

Diferentes clases de carbón activo

Se trata de resinas sintéticas en algunos casos regenerables. Podemos citar por ejemplo “Purigen” o “Renew” de la casa Seachem.
 
La aplicación tanto del carbón como de las resinas sustitutivas ha de ser siempre después de la filtración mecánica lo que permita que estos materiales se centren en eliminar aquellos compuestos que dicha precarga no ha sido capaz de eliminar.

Con el tiempo si no se sustituye los carbones pasan de realizar una filtración química a una filtración biológica al ser colonizados por bacterias.