Funcionamiento de un filtro exterior presurizado.

 

Filtro interno presurizadoNormalmente todos los aficionados comenzamos nuestro primer reto acuariófilo con un acuario de los denominados kit o completos, es decir; aquel tanque que viene con iluminación, calentador y termómetro, muestras de acondicionadores de agua y un filtro interno compacto de compartimentos.

Estos filtros como ya hemos comentado nos sirven para mantener un acuario comunitario, medianamente plantado y con especies poco exigentes en cuanto a las condiciones acuáticas.

Los filtros compactos presentan varios problemas tanto de funcionamiento como de mantenimiento: Poseen poco espacio para la carga biológica del filtro. La caja normalmente se divide en un compartimiento para el calentador, la parte central para la zona de cargas (generalmente compuesta por biobolas, esponja y perlón) y un último espacio para la bomba recuperadora. Además presentan varios problemas de mantenimiento como son el devolver al acuario parte de los detritos retenidos y no disueltos por carecer de carga biológica suficiente y el estrés que provoca en los animales la acción de sacar la mole fuera del agua y después volver a colocarla.

Filtro interno compacto

Por todo ello es corriente que según avanzamos en nuestra afición nos empecemos a interesar por otros sistemas de filtrado. Entre estos sistemas alternativos al de la oferta comercial están en un lugar importante los filtros externos presurizados.

Estos filtros son reconocibles por su forma, normalmente una urna de plástico dotada de una cabeza donde se aloja la bomba y dos mangueras, una por donde entra el agua del acuario y otra por donde se retorna. Son una excelente elección para acuarios grandes, peces exigentes o superpoblaciones controladas.

Son silenciosos, seguros, tienen una gran capacidad biológica y una gran versatilidad a la hora de intercambiar distintos tipos de cargas. Además de esto su capacidad de trabajo supera ampliamente a las bombas recuperadoras de los filtros internos compactos. Tienen un mantenimiento sencillo y muy cómodo que no altera en ningún momento la vida de los animales.

Estructura interna: Como norma general presentan una entrada de agua a través de una manguera. Ya sea por debajo o por arriba el agua siempre comienza a filtrase desde la parte baja hacia la parte alta donde está la bomba que la retorna de nuevo una vez filtrada al acuario. Punto A del gráfico.

Filtro interno presurizado

Como hemos mencionado previamente una de las mayores prestaciones de este filtro es la variedad de cargas que podemos emplear. Esto nos permite añadir turba, carbón, perlón, esponjas, canutillos cerámicos, conchilla coralina, etc. Generalmente las especificaciones del fabricante son adecuadas para el óptimo aprovechamiento del filtro pero esto no ha de ser siempre respetado. Es importante aprovechar bien el filtro que tenemos ya que el mismo filtro con unas cargas mal colocadas será mucho menos efectivo que otro filtro de menor categoría con las cargas bien puestas.

Los principios básicos de las cargas serían los siguientes: En primer lugar se debe colocar una primera barrera de choque que fije los desperdicios más grandes y evite que la parte biológica se sature. Podemos optar por los canutillos cerámicos grandes. Es mejor no colocar biobolas puesto que son mucho más grandes y la superficie adecuada para la fijación de la colonia bacteriana es mucho menor. Punto B del gráfico.

Filtro externo presurizado

En el punto C podemos ayudarnos de una esponja de poro grande que ayude a atrapar los desperdicios grandes y a su vez nos permita separar las cargas. Muchos modelos del mercado disponen de cestas interiores independientes para cada tipo de carga. Otros en cambio disponen de una única cestilla y un buen sistema de separación es la utilización de esponjas.

En el punto D se asienta la parte biológica del filtro generalmente sobre sustrato muy poroso. Esta parte es la pieza angular de estos filtros y normalmente la más grande.

Por último, punto E, se coloca el perlón que hará una filtración mecánica de las partículas más pequeñas que hubieran quedado sin eliminar. En esta parte podemos colocar las cargas auxiliares o denominadas químicas: Carbón activo, turba, etc.

El filtro que como podéis intuir es totalmente estanco presenta en la parte superior una bomba de recuperación y la manguera de salida al acuario. Punto F. Otra ventaja importante de los filtros externos presurizados es su volumen de trabajo siendo capaces de filtrar a la hora varias veces el volumen total del acuario.

Mantenimiento de filtros externos

Si importante es colocar las cargas adecuadamente igual o más es el mantenimiento del filtro. La periodicidad para la sustitución de las cargas es mucho menor al de los filtros internos. Este plazo varía en función de la carga de trabajo: número de peces y tipo de alimentación principalmente. Como norma general se podría fijar cada uno o dos meses.

El cambio de carga nunca se hará junto al cambio de agua, ya que perderíamos la colonia bacteriana y nunca se cambiarán todas las cargas a la vez.

De abajo a arriba: Los canutillos cerámicos debemos limpiarlos con el mismo agua del acuario sumergiéndolos varias veces. La esponja la limpiaremos con el mismo procedimiento.

El sustrato biológico no lo limpiaremos y no lo dejaremos más de media hora fuera del agua. Si no lo hacemos así en el primer caso perderemos la colonia y en el segundo mataremos la colonia con lo que nuestro acuario se verá invadido por miles de cadáveres bacterianos que contribuirán al aumento del nivel de nitritos. Esta carga se debe sustituir parcialmente cada dos o tres limpiezas de filtro. Nunca la carga completa. Por último el perlón se deberá retirar por completo y no reutilizarlo.

Para terminar hablaremos de algunos detalles que hemos pasado por alto: Todos los filtros vienen con unas llaves acopladas a las mangueras muy útiles para poder desmontar el filtro fácilmente. Otra cosa importante es la presurización del equipo. Termino con este tema porque es de suma importancia. El filtro para que sea silencioso y alargue su vida útil debe funcionar libre de aire en su interior. La mayoría de los filtros traen sistemas de purga pero algunos modelos más antiguos no. Es importante que el filtro sea purgado antes de comenzar a funcionar y es importan-tísimo que la bomba nunca trabaje en seco.