Camarones y gambas para el acuario de arrecife

 

Lysmata grabhamiDentro de la multitud de pequeños invertebrados que podemos mantener en el acuario de arrecife encontramos a los pequeños camarones comensales o gambitas y a las gambas limpiadoras. Su intenso colorido, su forma y comportamientos peculiares contribuirán a crear una mayor biodiversidad en nuestra cuidada instalación.

A pesar de no encontrar mucha variedad de especies en los comercios especializados, no debemos dejar pasar la ocasión de introducirlas en nuestro arrecife siempre que éstos cumplan ciertos requisitos en cuanto a calidad del agua y en cuanto a compañeros de tanque se refiere.

Básicamente la estructura morfológica es similar entre todas las especies. En ella podemos distinguir la zona de la cabeza llamada Cefalotórax en forma de coraza. Es la parte más dura y protege los órganos vitales y las branquias de la gamba. De él nacen cuatro pares de patas denominadas andadoras de las cuales dos tienen forma de pinza denominados Quelipedos. Se deberá prestar atención a no manipular estas especies con el salobre porque corremos el riesgo de mutilar algún apéndice. La cabeza además cuenta con tres pares de antenas de diferente tamaño que hacen las veces de órganos táctiles y gustativos. Poseen una boca con aparato masticador y los ojos al extremo de un apéndice.

Tras el Cefalotórax podemos encontrar una serie de segmentos donde se ubica el abdomen y los músculos. Cada uno de estos segmentos porta un par de minúsculas patas que utilizan sólo cuando se aventuran a nadar en aguas libres. Por último, encontramos la cola formada por láminas llamadas Pleopodos, utilizada para la realización de movimientos bruscos o de escape.

Este esqueleto comentado recibe el nombre de exoesqueleto y esta formado por varios compuestos químicos que le dotan de dureza y flexibilidad. Entre estos compuestos destaca una gran cantidad de calcio.

Este echo condiciona su manteni-miento ya que debemos medir y aditar periódicamente el agua para no entorpecer sus constantes mudas. De no hacerlo así, el animal no podrá deshacerse de la muda y morirá ahogado durante el cambio de está. Este echo se puede comprobar por la aparición de cadáveres con el Cefalotórax desprendido y separación entre los segmentos del cuerpo.

Antes de describir las especies más representativas y los acuarios adecuados para cada una de ellas vamos a tratar los parámetros acuáticos similares para todas ellas.

Como ya hemos explicado el exoesqueleto requiere que no se produzcan variaciones importantes tanto de calcio como de la dureza de carbonatos. Esto nos obliga a ser muy estrictos en cuanto a la medición y adición de estos compuestos se refiere. Yo aconsejaría realizarlas una vez a la semana.

Parámetros idóneos – Ph entre 8,1 y 8,4. Dureza total o de carbonatos cercano a 12º Kh. Calcio 450 mg/litro o ligeramente superior. Nitratos presentes hasta un máximo de 50 mg/l. Este dato es importante ya que aunque los camarones no son muy delicados en cuanto al nitrato las anémonas y corales donde viven si lo son. Densi-dad entre 1.022 y 1.025. Temperatura constante entre 24 y 27º C.

Lysmata grabhami
Lysmata grabhami
Pertenece: Tom Doeppner
 

Periclimenes brevicarpalis
Pertenece: Nudibranch

Periclimenes pedersoni
Periclimenes pedersoni
Pertenece: Minatomachi

Aclimatación al acuario – Por regla general las gambas y camarones son muy sensibles a los cambios bruscos. Esto obliga a realizar su introducción a la nueva instalación muy pausadamente, en la que iremos mezclando en muy pequeñas cantidades el agua del tanque con la de transporte. Esta aclimatación incluso se puede alargar más allá de las 5 horas. Especies como Lysmata grabhami son especialmente sensibles. Un acuario sin iluminación se hace necesario en mucho de los casos.

Alimentación en acuario – Especies Omnívoras cuya alimentación no plantea ningún tipo de problemas ya que se alimentan tanto de restos de alimentos y pequeños parásitos como alimentos en escamas o congelado. Si el alimento escasea estos buscavidas rebuscarán restos entre la arena o la roca viva. Agradecen complementar su dieta con Artemia salina enriquecida y nauplios. En caso de los camarones comensales y sólo en algunas especies, periodos largos de inanición pueden dar como resultado la amputación de partes de la anémona o coral huésped donde viven.

Reproducción en acuario – No existe ningún dato que hable de su reproducción en cautividad. Lo único que se conoce es que las crías son abandonadas en la columna de agua, vida plantónica donde se alimentan de todo lo que puedan devorar hasta alcanzar la etapa de vida bentonica. En cautividad en caso de producirse se alimentarán con rotíferos enriquecidos en un primer momento y nauplios de artemia después.

Descripción de especies e instalaciones adecuadas

Camarones comensales – Podemos englobar bajo este nombre aquellas especies de pequeño tamaño que viven al cobijo de anémonas o corales alimentándose de restos de alimento no consumido por el huésped y de sus parásitos. Por lo general se trata de especies de reducido tamaño no más grandes de los 4 cm que viven en parejas o en pequeños grupos jerarquizados en función de su tamaño.

La instalaciones recomendables para estos pequeños invertebrados han de ser a la fuerza los denominados acuarios mini-reef hasta los 150 litros. Estos tanques son adecuados al no poder albergar peces lo suficientemente grandes, independien-temente de su carácter y constumbres, como para devorarlas. Especies como Gobios enanos de los géneros Pteroleotris, Nematoleotris o Gobiosomas, Blenios, peces aguja o Lábridos como los del género Pseudochelinus son indicadas para este tipo de instalación por su pequeño tamaño y nula territorialidad.

Especies más comunes

Periclimenes brevicarpalis – Tamaño hasta los 4 cm de coloración traslucida salpicada por motas blancas repartidas a lo largo del cuerpo. Sus pinzas muestran anillos de color azulado. Ampliamente distribuida a lo largo del Mar Rojo hasta Indonesia gusta de vivir en parejas o pequeños grupos al cobijo de todo tipo de corales tanto duros como blandos.

Periclimenes pedersoni – Reparte sus costumbres comensales con la de limpiadora de variadas especies de peces. Su tamaño ronda los 2,5 cm y su cuerpo es transparente y presenta en el dorso un atractivo punteado de colores rojizo y violeta, jalonado por dos rayas longitudinales de color blanco.

Originaría del Atlántico tropical, Bahamas y Florida forma grupos jerarquizados de individuos.

Thor amboinensis – Gambita de pequeño tamaño, aproximadamente de 2 cm que gusta ser mantenida en pequeños grupos de individuos. Su cuerpo es de color cobre jaspeado por manchas blancas.

Posee una gran adaptabilidad hospedando tanto corales duros como anémonas. En ocasiones también actúa como gamba limpiadora de peces. Habita prácticamente en todas las aguas tropicales.

Gambas limpiadoras

De tamaño superior a las especies referenciadas anteriormente, entre 7 y 8 cm, reciben su nombre por su costumbre de alimentarse de parásitos presentes en los cuerpos, bocas y branquias de los peces.

Su coloración en tonalidades rojo y blanco advierte a los peces de está particularidad. Sin embargo está ocupación no la librará de peces que puedan depredar sobre ellas por lo que este dato deberá tenerse muy presente a la hora de decidirse por estas especies.

El acuario adecuado para su mantenimiento es el acuario de arrecife de tamaño medio o grande dotado con un buen numero de escondrijos.

Thor amboinensis
Thor amboinensis
Pertenece: Fishtales
 
Stenopus hispidus
Stenopus hispidus
Pertenece: Nudibranch

Lysmata grabhami
Lysmata grabhami
Pertenece: Acuario Daniel´s mar

Especies más comunes

Stenopus hispidus – también conocida como gamba boxeadora por su carácter belicoso ante otros individuos de su misma especie. Procede del Océano Atlántico e Indo-Pacífico. Su coloración está compuesta por franjas blancas y rojas y es una especie muy fácil de mantener en cautividad que aceptará todo tipo de alimento. De costumbres crepusculares y carácter algo tímido con el tiempo se irá acomodando y es corriente que terminen aceptando alimento directamente de la mano de su cuidador.

Lysmata grabhami – Procede de aguas tropicales del Océano Atlántico. Es una especie tolerante con sus congéneres y en cierta forma gregaria. Fácil de mantener en cautividad y mucho más activa durante el día que la especie comentada anteriormente. Su coloración se basa en dos franjas longitudinales, una inferior de color dorado y una superior de color rojizo que dividen su cuerpo. En el dorso luce una llamativa franja blanca que le recorre desde el cuerno olfativo hasta el espolón de la cola o Telson. Su alimento principal lo forman los parásitos que atrapa pero no despreciará cualquier otro tipo de alimento que pueda atrapar.